Opinión

La carta del senador Menendez

VINICIO A. CASTILLO SEMÁN
La carta del Senador Robert Menendez al Secretario de Estado de EEUU Mike Pompeo sobre aprestos de reformar la Constitución y permitir una nueva relección al Presidente Medina, estremeció esta semana al mundo político dominicano.

El gobierno y su poderosa maquinaria mediática desató los demonios en contra del Senador y de quien ésto escribe y la familia Castillo, por la vieja amistad que durante décadas hemos tenido con el Senador de New Jersey.

Toda clase de mentiras, diatribas y campañas sucias inimaginables coparon las redes sociales en contra nuestra y del Senador Menendez. Descubrimos, igualmente, un “nuevo nacionalismo danilista” que hicieron coro alegando “injerencismo”.

Ante lo descrito, quiero dejar constancia de lo siguiente: 1) A pesar de tener una vieja amistad con el Senador Menendez, tengo cerca de 8 años que no tengo ningún contacto con él, por lo que es absolutamente falso que tengamos que ver con su misiva con respecto a la República Dominicana. 2) La posición del Senador Menendez con respecto a la democracia y a las reformas constitucionales de presidentes en ejercicio es la misma que ha asumido frente al caso de Bolivia, de Nicaragua y de Venezuela. Fue el Senador Menendez, junto con el Senador Marcos Rubio, el que logró aprobar a unanimidad una resolución del Senado EEUU en contra de la reelección de Evo Morales en Bolivia, mediante la cual se fijó una política oficial del Congreso de EEUU sobre reformas constitucionales para favorecer a pichones de dictadores de América Latina. 3) Es igualmente incierta la versión de que se trata de una carta injerencista. Lo que plantea el Senador Menendez es respeto a la Constitución dominicana y a su democracia, valores políticos y jurídicos que están insertos en tratados internacionales.

La solidaridad internacional contra una dictadura en favor de la libertad de los pueblos y su derecho a elegir sus gobernantes jamás pueden ser vistas como un atentado a la soberanía, como han planteado algunos. 4) Con relación a los ataques al Senador Menendez, debemos decir que ninguna de las acusaciones que se hicieran en su contra ante la justicia de EEUU pudo ser sustentada y el Departamento de Justicia, una vez se anulara un juicio penal en su contra, decidió retirar de forma definitiva todos los cargos en su contra. Hoy es uno de los líderes fundamentales y más respetados en el Congreso de EEUU y con gran énfasis en su política exterior.

La carta de Menendez ya ha sido apoyada por el Congresista de origen dominicano Adriano Espaillat y el Representante Albio Sires de New Jersey. El pasado jueves el Jefe de Opic, alto funcionario de Trump, al ser consultado sobre el tema, dijo en Palacio “EEUU esperaba se respetaran los acuerdos políticos y las promesas”, en evidente alusión a las promesas de que el Presidente Medina no buscaría nueva repostulación. El modelo de Nicaragua, Bolivia, Venezuela, no podrá pasar en RD por decisión del pueblo dominicano, pero la solidaridad exterior es bienvenida si se pide cumplir con la Constitución y las reglas democráticas.

Noticias Relacionadas

¡Ay David, qué mensaje!

admin

Ley de partidos: un fraude legislativo

admin

¡No se hable más!

admin

Deja un comentario

* By using this form you agree with the storage and handling of your data by this website.