Editorial Opinión

Mayor descentralización de los Ayuntamientos

Por: Jesús Batista Suriel

En su origen, el Estado dominicano se caracterizó por ser de corte centralista y autoritario. La unidad del territorio justificaba la centralización del poder político, no así el autoritarismo impuesto por Pedro Santana. La centralización del Estados desembocó en una concentración y personificación del poder en torno a Pedro Santana desde el nacimiento mismo de República Dominicana en el 1844.

El tema de la descentralización en la República Dominicana está sustentando desde la Constitución de la República Dominicana hasta las leyes objetivas que abordan el tema, entre las cuales está la Ley 176-07, del Distrito Nacional y los Municipios; la Ley 166-03, que establece las transferencias presupuestaria a los municipios; la Ley 163-01 que crea la Provincia de Santo Domingo; la Ley 170 del 2007, sobre Presupuesto Participativo; entre otras normas que impulsan la transferenci de poder desde el gobierno central al gobierno local.

En República Dominicana la descentralización de los municipios es una necesidad, por tal razón se observa el empoderamiento de los ciudadanos, con el propósito de ser arquitectos de los destinos de sus comunidades, en función de eso se han creado las condiciones para que los ayuntamientos sean verdaderas entidades autónomas con capacidad de dar respuestas a las demandas de los ciudadanos, en sus diferentes demarcaciones, los ciudadanos organizándose a través de la sociedad civil, formando parte y participando de manera directa de los planes de desarrollos de los municipios a través de una de las herramientas que le da la Ley 176- 07 del Distrito Nacional y los Municipios pone en sus manos con el presupuesto participativo.

A pesar de que la legislación dominicana presenta las bases para la descentralización, en la práctica ha quedado relegada a un segundo plano, en franca violación a lo que dictan las leyes. Solo dar una mirada al nivel de aplicación del Presupuesto Participativo Municipal, la magnitud de la transferencia presupuestaria desde el gobierno central hacia el gobierno local, la magnitud de los ingresos propios de los ayuntamientos, las competencias de los ayuntamientos dominicanos son susttuidas, indica que vamos en ese orden como cana para el ingenio.

Lamentablemente debemos reconocer que la República Dominicana no ha logrado avances significativos en la descentralización de sus gobiernos locales. La sociedad está demandando mayor transparencia y más descentralización.

Noticias Relacionadas

Igualdad. Ni más, ni menos

admin

El honesto es perseguido

admin

El Presidente… ¿discriminado?

admin

Deja un comentario

* By using this form you agree with the storage and handling of your data by this website.