Opinión

¡Danilo, indetenible!

Por: Pedro René Almonte Mejía

Por doquier se oyen cánticos a favor y en contra de la repostulación del presidente Danilo Medina, en cada esquina opiniones encontradas entre detractores y partidarios a la modificación de la Constitución del año 2010 que prohíbe dos mandatos gubernamentales consecutivos. A nuestro entender no se debe bendecir y mucho menos anatematizar la reelección presidencial alegando la tan mencionada “falta de institucionalidad”. El asunto va más allá, se debe analizar el estado actual de cosas y entonces desde dicho análisis emitir conclusiones que vayan acorde con el momento y la coyuntura política actual.

¿Hay tiempo o no para modificar la Carta Magna? En realidad esto no es cuestión de tiempo, sino de que es lo más favorable para el pueblo dominicano. ¿Por qué decir que estamos ante un buen gobierno? Para contestar esta interrogante haremos uso de algunos datos que ya son conocidos: modificación del contrato desfavorable para el pueblo con la minera Barrick Gold, renegociación de algunos de los contratos de concesión de peajes a nivel nacional, el cumplimiento real y responsable de la ley que otorga el 4% del PIB a la educación, logrando con esto la construcción de miles de aulas a nivel nacional (cosa que en el pasado más reciente no ocurría puesto que el grueso de las construcciones se ejecutaban en el territorio del Gran Santo Domingo) , democratización de la asignación de obras de construcción (anteriormente la mayoría de las construcciones iban a parar a manos de un pequeño y selecto grupo), transparencia y responsabilidad en la ejecución del gasto y en la compras y contrataciones del estado, financiamiento blando a pequeños comercios mediante la banca solidaria, financiamiento a los productores del campo con las visitas sorpresa del Señor Presidente, mayor humanización del sector salud, creación de incentivos nunca vistos para las mipymes, inicio de plantas de generación de electricidad para equilibrar el déficit eléctrico que a nuestro entender es el mayor dolor de cabeza de las cuentas públicas, y para cerrar este breve compendio de argumentos tenemos la renegociación de la deuda con Venezuela por concepto de compra y venta de petróleo, lo cual tuvo como consecuencia la reducción neta de la deuda pública en un 3.3% aproximadamente.

Un estudio reciente de la CEPAL indica que al ritmo de crecimiento económico que iba la República Dominicana (2005-2013) tomaría más de 45 años en eliminar la pobreza existente en nuestro país, al ritmo actual sólo bastaran 16 años para erradicarla de una vez y por todas. Concatenando éste dato con lo que ocurre en nuestra América Latina en cuanto a reelección presidencial de refiere, podemos decir que: En Ecuador, se reelige Rafael Correa (reelecto dos veces); en Nicaragua, se reelige Daniel Ortega; en Brasil se reelige Dilma Rousseff (reelecta recientemente); en Argentina, Cristina Fernández viuda de Kirchner (gobierna desde 2007) y como no mencionar a Juan Evo Morales Ayma (Presidente de Bolivia desde el 2006 y recientemente reelecto). Dicho todo esto, ¿por qué imprecar la reelección del Presidente Medina? de ninguna manera.

Para concluir quiero dejar en el pensamiento del lector, dos expresiones latinas:

* Vox populi, vox Dei (“la voz del pueblo, es la voz de Dios”).

* Crede mihi, sacra populi lingua est (“créeme, sagrada es la lengua del pueblo”). Esta última se le atribuye al político y orador romano Lucio Anneo Séneca (Séneca el joven).

La voluntad del pueblo es más fuerte que toda ley.

Noticias Relacionadas

¡No se hable más!

admin

Rescatar la política

admin

Dos evocaciones conmovedoras, las de mi Padre y Don Juan

admin

Deja un comentario

* By using this form you agree with the storage and handling of your data by this website.